saarbrüken

Septiembre 2008

Preciosa, pequeña y tranquila ciudad del suroeste de Alemania, gran trofeo para Julio Cesar cuando la conquistada y se hace dueño de sus tierras y sobre todo del rio que le da nombre a la ciudad. Guarda el encanto de una una Edad Media todavía latente y una historia que habla de 300 años A.C.